Inicio de sesión

Registrate haciendo click

Si olvidaste tu clave, hacé click


Registro


Recuperar clave


#Nota

#Oficio de arquero, vocación de periodista

#LadoB

Juan Manuel Vivaldi está conectado al deporte por algo más que el hockey. Su elección por el periodismo deportivo lo llevó a estudiar esa carrera. En su Lado B, descubre su vocación por la comunicación y cuenta cómo vive su rol de papá desde hace un año. “Estoy en un momento muy positivo y diría que estoy hasta mejor que a los 20 años”, asegura.

No sólo es el arquero número uno de la Selección, sino que además su trayectoria deportiva lo avalan como uno de los referente del equipo dirigido actualmente por Carlos Retegui. Pero detrás del casco y de los pads, deja entrever su otra faceta, la de periodista especializado en deportes. Si bien prefiere no apresurarse, Juan Manuel Vivaldi ya se imagina con un futuro en el oficio una vez finalizada su carrera. “Como sueño me gustaría trabajar en un medio grande. Estoy más orientado a la parte gráfica y radial, que me gusta mucho”, manifiesta.

Además de León y periodista, tiene otro título, el cual no requiere horas de cursada ni estudio, sino más bien del aprendizaje diario. Es que hace un año Benjamín llegó a su vida y lo convirtió en papá. Desde entonces se encuentra jugando el partido más hermoso de su vida. “Ser papá me encanta. Es lo más lindo que me pasó”, afirma.

-¿Cómo describirías tu presente en el Seleccionado?
-Es un proceso intenso, en donde nos estamos entrenando muy duro todos los días. Me siento bien y tranquilo, disfrutando de entrenarme y de jugar cuando me toca. Estoy en un momento muy positivo y diría que me siento mejor que a los 20 años.

-Imaginamos que la llegada del Chapa (Retegui) tuvo que ver con este cambio de intensidad en los entrenamientos..
-Sí. Hubo un cambio grande en cuanto a las cargas en la semana. Se intensificó mucho y se agregaron otras actividades aparte del hockey, como el gimnasio y la natación a diario. Además hicimos boxeo y crossfit. Pasamos por muchas disciplinas alternativas. Al principio tuvimos un periodo de adaptación, pero ya nos acomodamos y creo que se vio reflejado en la World League, en donde no sólo hicimos un buen torneo de hockey, sino que físicamente todos nos sentimos bien. Eso ayuda para llevar a cabo el plan que quiere el cuerpo técnico: un equipo que juegue en presión y sea agresivo. Por lo tanto el físico es uno de los puntos para seguir creciendo de aquí al Mundial y vamos por buen camino.

-El ritmo que lleva hoy por hoy el estar en el seleccionado, ¿te hizo dejar de lado otras actividades?
-Siempre digo que estas son decisiones. Nadie obliga a nadie a estar acá. Uno cuando decide estar en el seleccionado sabe como son las reglas del juego, pero fundamentalmente hoy en día creo que a todos nos quita tiempo para otras cosas, tanto actividades de estudio, trabajo o la familia. A mi me pasa con mi hijo de un año. Tengo que acomodar un montón de cosas porque mi mujer también trabaja. Hay que armar un organigrama de la semana para tener cubierto todo, y a su vez dependés de gente que te ayude. Lo laboral y el estudio son un tema, aunque hay chicos que le están poniendo muchas pilas tanto al estudio como al entrenamiento, pero demanda tiempo y es un desgaste importante.

-¿Cómo te encontrás en tu rol de padre?
-Muy bien y es algo que estoy disfrutando mucho. Me hizo muy bien a mi como persona y te ayuda a crecer en un montón de cosas y a verte en situaciones que quizas no te imaginabas. También influyó en mi personalidad. Me cambió en lo personal y en lo deportivo, me ayudó a estar mucho más tranquilo. Ser papá me encanta. Es lo más lindo que me pasó.

-¿El seleccionado te acompaña en tu rol de padre?
-El Chapa siempre dice que si un día alguno tiene un problema y necesita no asistir al entrenamiento, lo único que hay que hacer es levantar el teléfono y avisar. Está totalmente contemplado desde ese lado. Es lógico que sin ayuda esto no sería posible. Así que el seleccionado, si bien es demandante, tiene un lado razonable en el que si tenés algún inconveniente te entiende.

- Aparte de padre, también sos periodista ¿por qué tomaste esa decisión?
-En su momento, cuando termine el secundario, donde me recibí de maestro mayor de obras, inicié el CBC de Arquitectura y justo coincidió que estaba empezando con el seleccionado. No me resultaba muy compatible una cosa con la otra, así que dejé esa carrera de lado y me dediqué a la Selección. Como una alternativa surgió el periodismo deportivo porque siempre fui fanatico de los deportes y además me gusta mucho leer. La hice en los 3 años que dura la carrera y me recibí en DeporTea. Justo el último año, 2004, fue particular porque nos entrenábamos para los Juegos Olímpicos, pero por suerte me bancaron un montón con los viajes y pude completar el año. Salió bien y hoy, gracias a Dios, tengo ese título.

-¿Tenés algún sueño en particular en lo que respecta a la profesión de periodista?
-Sí, como sueño me gustaría trabajar en un medio grande. Estoy más orientado a la parte gráfica y radial, que me gusta mucho. De hecho tuve un programa de radio durante 3 años, hasta que me fui a jugar afuera en 2010. Se llamaba “Hockey desde el Área”. La radio me parece mágica y me encanta.

-Claro, fue uno de los primeros programas de radio especializados en la disciplina...
-Sí, con ese formato de programa de hockey semanal de una hora, fue el primero. Estaba muy bueno, nos divertíamos mucho junto a Alejandro Aronno, Guillermo Kuntz y Sabrina Deambrosi. La radio te dá eso, es muy informal. Cuando me fui le dimos un corte y quedó la cuenta pendiente de poder llevar adelante un programa nuevamente, pero ahora los tiempos no me ayudan para hacer algo concreto. Son cosas que uno tiene en la cabeza. En el futuro, no muy lejano, algo se va a armar.

-¿Tuviste alguna propuesta para trabajar en algún medio grande en este tiempo?
-No, no tuve ninguna propuesta. Tampoco me dediqué a una búsqueda concreta de trabajo porque hoy el seleccionado demanda mucho tiempo y es profesional al cien por ciento. Uno cuando toma la decisión de estar acá sabe lo que tiene que poner en la balanza. No quiero quemar etapas. Quiero cerrar de la mejor manera mi ciclo con el plantel y a partir de ahí empezar uno nuevo en el periodismo. No quiero superponer una cosa con la otra porque soy una persona que si tomo el compromiso con algo, me gusta mantenerlo y no estar haciendo cinco cosas a la vez y ninguna bien.

-¿Te imaginás siendo uno de los precursores en lo que respecta a la rama masculina en los medios?
-La verdad es que me encantaría que el hockey siga creciendo y tenga espacio en los medios, como su popularidad y su crecimiento, sobre todo en las chicas, lo vienen marcando. Es un deporte que, quieras o no, es muy masivo porque la gente lo sigue y lo practica en todo el país. Me encantaría que el masculino empiece a tener el reconocimiento como las chicas.

-Si bien todo va acompañado de los resultados, ¿tener una identidad como la de “Los Leones” puede ayudar?
-Primero que nada hay que aclarar que el apodo salió por algo interno. No quiero que se diga que nos pusimos un nombre para el afuera, sino que fue una identidad interna en la que coincidimos jugadores y cuerpo técnico. Después los resultados y el acompañamiento te dará ese reconocimiento, pero primero sale de puertas adentro. Es algo para el grupo. Si eso luego ayuda a que sea más fácil de reconocer al seleccionado masculino de hockey sobre césped, bienvenido sea.

-Otras de tus vetas es el rol como profesor en DeporTea, ¿cómo vivís esa experiencia?
-Me gustó mucho poder dar clases de hockey para los chicos. Creo que el plus que les puedo dar es contar un montón de experiencias personales que me han tocado vivir. Quizás los chicos reciben el mensaje de otra manera. Siempre que uno tiene un protagonista adelante, está más atento. Dar clases es algo que me gusta mucho, pero por un tema de tiempos en este momento no puedo hacerlo. Me gustaría continuarlo en el futuro.

-¿Cómo llevás adelante las clases?
-Tenés que tener en claro que explicás un deporte que es complicado, con muchas reglas, para chicos que quizás no tienen ningún conocimiento del reglamento del hockey. Lo voy haciendo de forma progresiva y metódica. Siempre estoy abierto a despejar cualquier duda que surja, y trato de darles herramientas para que el día de mañana, si tienen que cubrir algún partido, puedan hacerlo con los conocimientos correspondientes.

-Volviendo al tema del seleccionado, ¿cómo podés describir tu rol dentro del equipo?
-Soy una persona que trata de ser positiva dentro del grupo, alentando y apoyando al que le toque jugar, sobretodo a los más chicos. Obviamente siempre con los más grandes nos juntamos y hablamos. Si bien no me toca ser capitán ni subcapitán, estoy en diálogo permanente con quienes les toca asumir ese rol. Me siento parte, me siento bien y cómodo.

-Nos contaron que sos un gran imitador…¿cómo es eso?
(Risas) -Sí, pero ya estoy medio retirado. Siempre hacemos chistes con los chicos. El grupo se divierte mucho, hay muy buena onda entre todos. Lo importante es que estamos bien. En las buenas y en las malas tratamos de ponerle onda.

-No te vamos a pedir que imites ahora, pero ¿podés contarnos cómo nace esa gracia y a quienes te resulta fácil imitar?
-No, por favor…(Risas) Alguno de turno siempre enganchamos. Con alguna muletilla o frase, o mismo a los profes. Es algo que sale de manera espontánea, para apoyar y aportar al buen clima del equipo y hacerlo distendido.

- Con este presente y a tu edad, ¿ponés algún límite en tu carrera en el seleccionado?
-Nunca fui una persona de ponerme metas a largo plazo. Trato de ir con pasos cortos y al día a día. Mientras esté como ahora disfrutando de lo que hago, bien físicamente y adentro de la cancha, voy a seguir. No le puedo poner un plazo de tiempo. Estoy contento, estoy bien. Soy plenamente consciente y realista que si algo de todo lo mencionado anteriormente no está bien, no voy a tener ningún problema en dar un paso al costado. Yo se que si es por el Chapa seguiría hasta los próximos Juegos Olímpicos. Hoy puedo decir que estoy en un momento bárbaro, me siento muy bien y tengo el apoyo de mis compañeros y el cuerpo técnico a full. Vivo un buen presente y no pienso en lo otro, así que Dios sabrá.

#Volver