Inicio de sesión

Registrate haciendo click

Si olvidaste tu clave, hacé click


Registro


Recuperar clave


#Nota

#Mis palabras para Piti D'Elía

#ElDiarioDeCecilia

Desde Holanda, la columna de opinión de la ex Leona Cecilia Rognoni

‚ÄúVoy a hablar como si no estuvieras ac√° y por favor interrumpime si me equivoco en lo que digo‚ÄĚ, fueron mis palabras antes de decir lo que pensaba a una parte del cuerpo t√©cnico y algunas jugadoras. ‚ÄúEsta chica no es feliz estando ac√°, no sonr√≠e, no se comunica, no puede siquiera soltarse y jugar bien. No le den a elegir si quiere seguir entrenando o no, es muy joven para tomar esa decisi√≥n. D√©jenla ir, que vuelva cuando est√© preparada. Si es buena, va a tener una segunda oportunidad‚ÄĚ.

Piti D’Elía miraba desde un costado la conversación. Estaba hablando de ella. Tenía los ojos llenos de lágrimas, se aguantaba el llanto y la angustia. Su cara y su cuerpo entero reflejaban mucha tristeza. La miré esperando que se defendiera, que me dijera que estaba equivocada, que me interrumpiera, pero sólo encontré una mirada de aprobación, alivio y agradecimiento. Después de aquella charla, Piti ya no volvió a entrenar con nosotras.

Durante mucho tiempo pens√© que le hab√≠a arruinado su carrera deportiva y arrebatado el sue√Īo a una chica que anhelaba vestir la camiseta argentina y representar a su pa√≠s.

Meses después, en un torneo, me crucé con su madre quien me agradeció aquello que había hecho por su hija. Recién ahí comprendí que la había ayudado a encontrar su lugar.

Sólo ella sabe lo que sintió y vivió después de aquella charla.

El tiempo volvi√≥ a poner todo en su lugar. Piti se mud√≥ a Buenos Aires y apost√≥ a su futuro deportivo. La convocaron nuevamente a la Selecci√≥n, convirti√©ndose en una de las jugadoras que defendi√≥ a la Argentina en los torneos m√°s importantes de los √ļltimos a√Īos. Por si fuera poco, se destaca en su club y disfruta de un presente so√Īado.

Distintas circunstancias hicieron que nos volvi√©ramos a cruzar. Compartimos algunos entrenamientos con el seleccionado, pero lamento que hayan sido tan pocos. Me hubiese gustado mucho ver su crecimiento deportivo de cerca, armar jugadas, organizar desde el fondo los ataques, festejar goles y defender cada bocha como si fuese la √ļltima.

Disfruto mucho verla jugar. Encuentro en ella cosas en las que me veo reflejada. Entiendo su juego, pero por sobre todo entiendo lo que le pasa. Creo que esa fue la clave de haber puesto en palabras lo que ella sentía en aquella famosa charla, y que por sí misma no pudo decir.

Hoy atraviesa un presente con campeonatos ganados, medallas mundiales y olímpicas, reconocimiento. Las puertas se abren y las posibilidades de hacer cosas se presentan constantemente. Todo esto lo consiguió con trabajo, dedicación y esfuerzo, pero fundamentalmente, por tener una cabeza fuerte y no abandonar sus principios. Ella busca siempre la excelencia en las cosas y eso es lo que la hace diferente.

Piti, como te digo siempre, no te olvides de disfrutar, relajate y nunca renuncies a tu esencia.

#Volver